Gentes de Palacio – Enanos y locos

Durante siglo y cuarto de existencia de la corte de los Austrias, se han contabilizado 123 enanos y locos entre el personal de palacio; un loco o enano al año. Si bien estas personas eran parte de la vida cortesana, no ostentaban un cargo ni representaban un oficio. Eran administrados en según que oficina, cobrando materias primas de la Cerería, de la Panadería o simplemente mediante vestimentas. Unos tenían un pago según las Cuentas del Maestro de Cámara y otros tenían un trabajo temporal por viajes o jornadas.

En cualquier caso fueron, para la Historia, unos personajes anónimos, sin más papel representativo que el que les otorgaron los pintores de la Corte, los únicos que reflejaron su presencia, como haría el propio Velázquez.

Parece ser que una gran mayoría de los locos o enanos procedían de Zaragoza, dada la existencia de un manicomio local, que abastecería a Palacio. Los escogidos viajaban a la Corte y allí eran examinados y en ocasiones devueltos, por su escasa capacidad de divertimiento o por que su patología era demasiado dificultosa para su actividad. A pesar de todo, la moda impuesta por los reyes se extendió entre los nobles de la corte, quienes emulando a sus señores se hicieron con los servicios de estos peculiares criados. Los servicios de los mismos no estaban fijados pero siempre parecen vinculados al divertimento personal del señor. Como ejemplo se puede nombrar a Juan Bautista de Sevilla, llamado Bautista el del ajedrez, dado que su papel más representativo fue el de jugar partidas con Felipe IV.

Con todo esta apariencia de bufonería se diferenciaba bastante del concepto que de esta se tenía en siglos anteriores e incluso venideros, pues parece cierto que entre el amo y el señor llegó a darse una relación afectuosa capaz de saltar por encima de la desigualdad social. Este grado de intimidad se refleja en cartas personales de Felipe II a sus hijas, con respecto a la enana Magdalena y el tono de cariño con el que se refiere a su vida diaria o a los propios retratos que pueden verse en el Prado, como el de Diego de Acedo apodado “El Primo” por tener el honor de compartir apellido con Velazquez, o el retrato de Felipe IV de Villandrando posando su mano sobre su enano Soplillo. Parece pues, que los cortesanos servían de estos bufones, no tanto para reírse de su presencia o para resaltar su figura, sino para suavizar la estricta vida cortesana.

Su labor era mantener un ambiente alegre y divertido, sin traspasar la línea del desacato. Esta posición pudo permitirles acceder a favores o abusar de sus puestos de confianza, para obtener cargos de importancia, como Nicolás Pertusato (retratado en las Meninas) que adquirió el puesto de Ayuda de Cámara, o Miguel de Antona, quien recibió heredades y escudo de nobleza de mano de Felipe II. Pero su utilidad no acababa en las bromas o chistes, pues servían de mensajeros e incluso de espías, llegando a influir significativamente en las opiniones de unos y otros y en la información pública que salía de palacio.

Su ostentación en cuadros y retratos fue un ardid para remarcar la belleza de la sangre real, como en el cuadro de las Meninas, y a su vez como un gestos ostentoso propio del barroco, excentricidades que daban colorido a una corte rigurosa. Entre ellas se adquirió la costumbre de poseer perrillos, monas, micos, cotorras y demás animales de compañía que eran mimados en exceso, hasta el punto de vestirlos a razón de 3000 maravedíes e incluso de retratarlos.

En cualquier caso la atracción de los altos hombres por el mundo de los locos parece servir al lado misterioso, terrorífico y oscuro de la naturaleza de la misma locura, el monstruo detrás de las sombras.

0 Enano Diego Acedo El Primo Velazquez Gentes de Palacio   Enanos y locos


Disclaimer: Éste blog no está asociado en ningún modo con Devir, ni el material ofrecido aquí es considerado como 'Oficial'. Las imágenes mostradas en ésta página web se utilizan sólamente con propósitos ilustrativos, y son propiedad de sus respectivos autores (cuando es aplicable).
Hijo de Blog es un producto del Dr. SeROne

Los contenidos se ofrecen bajo una licencia de Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported

salvo que se indique lo contrario

Licencia de Creative Commons

Switch to our mobile site